Solo cuando somos dueños de nuestra energía, es decir cuando elegimos conscientemente que hacer con ella, somos capaces de vivir sanamente, de ser felices.

Autor

Soy tú reflejo, soy un espejo, soy parte de esta trama de vida, buscador y encontrador. Yo Soy, simplemente, otro Tú.http://elcaballogriego.wordpress.com/

Poder Personal por Nicolás Tamayo

Solo cuando somos dueños de nuestra energía, es decir cuando elegimos conscientemente que hacer con ella, somos capaces de vivir sanamente, de ser felices.

Entiendo el “poder personal” como la capacidad que cada uno tiene para ser creador de su propia vida, como la capacidad  para elegir conscientemente lo que queremos manifestar o experimentar.

Cada uno de nosotros maneja su propia energía. Somos libres de hacer con ella lo que queramos: darla, multiplicarla, usarla para sanar, hacerla fluir, estancarla, desperdiciarla. Lo que decidamos hacer con nuestra energía es lo que determina nuestro “poder personal”.

Gran parte de nosotros, por lo menos parcialmente, hemos depositado nuestro poder personal “afuera”. Le hemos dado nuestra energía, y por ende cedido nuestro poder, a lo que nos dijeron que somos, a las creencias impuestas, a las personas que nos rodean, a las figuras de autoridad, a nuestros padres, parejas etc. Resulta evidente que esta situación no puede sino jugarnos en contra, ya que estamos decidiendo y eligiendo que hacer con nuestra vida en función de aquello que posee nuestro poder personal.

El puente que une nuestra energía con nuestro poder personal son los pensamientos (que no son otra cosa que un tipo de energía). Es a través de lo que pensamos como cedemos nuestro poder. Esto ocurre porque tenemos miedo de tomar nuestras propias decisiones, porque no queremos responsabilizarnos de nuestra vida, o porque hay alrededor nuestro,  personas o situaciones dominantes que son vampiros energéticos y nos hacen, de una u otra forma, cederles nuestra energía.

El desafío es, en primer lugar, aceptar nuestro poder personal como una gran herramienta para vivir. Luego tendremos que identificar si nuestro poder personal nos pertenece  o si se lo hemos cedido a algo o a alguien, finalmente tenemos que hacer lo que sea necesario para recuperar nuestro poder (si es que lo hemos cedido)

Solo cuando somos dueños de nuestra energía, es decir cuando elegimos concientemente que hacer con ella, somos capaces de vivir sanamente, de ser felices. Nos será muy difícil experimentar felicidad si cada cosa que hacemos, decimos o pensamos va dirigido a complacer a un ente externo.

Recupera tu poder personal y ponte a crear siendo dueño de tu energía.

Registate en Animal Espiritual.

Si te interesan nuestros contenidos registrate Gratis, recibe novedades en tu mail y obtén grandes beneficios.

Suscríbete